Reseña: Los asesinatos de Coleraine

Título: Los asesinatos de Coleraine.
Título original: Los asesinatos de Coleraine.
Saga: Libro único.
Autor/a: Georgina Pérez.
Editorial: Oz Editorial (ficha del libro)
Páginas: 170.
Fecha de publicación: 2018.
Hazte con él en: amazon.







Una chica sin recuerdos y solo dos semanas para descubrir la verdad...

Hace un año, tres jóvenes desaparecieron en la localidad de Coleraine en las vísperas de Navidad. Aunque sus cuerpos no han aprecido hasta ahora, todas las pruebas apuntan a Gina, una amiga de los chicos. El problema es que ella no recuerda nada de aquella noche.

Cillian Jackson, un joven y reputado psiquiatra, recibe un permiso de quince días para probar un método experimental con Gina y tratar de ayudarla a recordar lo que sucedió. Pero el doctor no esperaba descubrir una verdad tan dolorosa...





Quise leer Los asesinatos de Coleraine porque lo vendían como un thriller que te atrapaba y no te soltaba. Tres personas desaparecidas, posiblemente asesinadas, y una sola culpable encerrada en la cárcel con pruebas de dudosa fiabilidad. Me llamaba mucho la atención porque me parecía interesante leer el punto de vista de un psiquiatra que quiere averiguar la verdad de los asesinatos de Coleraine, pero me he encontrado con un libro muy confuso y que, para lo corto que es, se me ha hecho larguísimo.

Empezando por el principio, el libro se supone que nos cuenta la historia detrás de el encarcelamiento de Gina, una joven de Coleraine que pasó de ser amada por todos a ser odiada por todos. Sin pruebas válidas, solo con suposiciones y teniendo ella amnesia total, se la encerró y se la repudió socialmente. El caso que, se supone, era el más famoso de la zona, el caso del que todos habían oído hablar, se sustentaba en pruebas circunstanciales sobre una muchacha con la mente en blanco. Qué queréis que os diga, no le veo el sentido. A partir de esto, y después de un año de la desaparición de los tres jóvenes, un psiquiatra reconocido de Coleraine, el doctor Jackson, decide pedir un permiso de dos semanas para la presa y se propone conseguir, mediante un método experimental que resulta ser simple y pura terapia, que Gina recuerde qué ocurrió y dónde podrían estar los jóvenes.

Con esto, y a pesar de la poca credibilidad que me suscita el encierro de Gina, todavía encuentro que la historia podría ser interesante. La verdad, me gustan mucho este tipo de historias en que los protagonistas se meten en la mente de los asesinos. En este libro, además, la supuesta asesina también era protagonista y la historia había ganado un premio así que todo eran cosas a favor de la novela. No obstante, como decía, lo que me he encontrado ha sido un libro confuso, con muchas absurdeces y, por desgracia, con unos personajes que no lo salvan para nada.

El psiquiatra al principio muestra un carácter serio y profesional, metido en su trabajo y con las ideas muy claras. Quiere conseguir la verdad y le da igual lo que piense el pueblo. ¿Qué ocurre? Que cuando saca a Gina de la cárcel parece un adolescente en la edad del pavo. No me malentendáis, tiene sus momentos, pero pasa de ser un profesional como la copa de un pino que dice no conocer apenas a Gina a comportarse como un adolescente enamoradizo que solo hace estupideces. ¿Hola? Además, no me cabe en la cabeza que un psiquiatra drogue a su paciente a la primera de cambio (sí, a la primera de cambio porque apenas se lo plantea, un tío como él debería tener más escrúpulos al respecto, por favor) ni que se desespere por no obtener resultados con ella EN DOS DÍAS. ¿Qué clase de psiquiatra es este tío? No tiene ningún sentido. ¿Y paso de no conocerte a haber estado siempre algo interesado en ti? No tiene ningún sentido parte 2. Y así.

Gina me pareció mejor que él pero al final pasa tres cuartos de lo mismo. Es una chica que acaba de salir de la cárcel, que se encuentra perdida en un un pozo vacío de recuerdos, rodeada de odio y resentimiento que ni siquiera sabe si merece. Su personaje refleja eso en todo momento hasta que, de repente, cambia totalmente su personalidad. Pasa de estar súper asustada a súper decidida de un modo muy brusco y creo que le falta darle un par de vueltas al asunto para que resulte creíble (es por eso que Gina es probablemente el único personaje que creo que está bien hecho a su modo, pero que le faltaría eso, un par de vueltas). De hecho, creo que su parte de la historia es la única que al final me ha resultado un poco de interés por el toque fantasmagórico, pero poco más.

Sobre la narración, tengo que decir que esto es lo que más me ha costado soportar de la lectura. Entiendo que la autora ha querido usar el narrador omnisciente, lo cual está bien, pero creo que lo ha hecho de un modo muy confuso. El narrador omnisciente se usa en tercera persona y se dice que es el narrador que todo lo sabe (incluso lo que piensan los personajes). Hasta aquí todo bien. Pero el caso es que en Los asesinatos de Coleraine se hace confusa porque pasa de un personaje a otro sin ningún tipo de orden de modo que por muy en tercera persona que sea la narración, consigue que el lector no sepa, en algunas ocasiones, sobre quién está leyendo. En el caso de este libro, yo hubiera optado por separar las partes en las que el narrador habla de un personaje en concreto, porque muchas veces cambiaba de uno a otro, fueran protagonistas o no, y hacía que me perdiera más que otra cosa. Si estoy leyendo lo que piensa Gina, no entiendo que de repente el narrador me diga lo que piensa el tío que está paseando al perro, y después pase otra vez a Gina sin ningún tipo de pausa. Es por eso que creo que a la narración le falta mucho orden.

En cuanto al desarrollo y el final de la historia, no es que no me haya gustado, es que me faltan muchísimas cosas y me sobra muchísimo el romance absurdo a más no poder. El libro tiene 170 páginas y pasa de ser lento a ser precipitado. Y diréis, ¿qué sinsentido es ese? Pues un sinsentido muy real. El doctor no tiene pistas, no avanza en su terapia, y como no consigue nada decide drogar a su paciente, que despierta envalentonada en el hospital, le da un sopapo, se escapa y puf, se descubre todo. Ese es el mayor resumen que os puedo hacer, porque de verdad se me antoja que ha sucedido así. No nos explican nada de cómo el doctor llega a la conclusión de quién es el asesino, simplemente lee una nota y ve una foto de las tres chicas y ¡tachán! Tampoco nos explica nada sobre el asesino, se pone como loco más de repente que otra cosa. Solamente sabemos que tiene problemas con las drogas y poco más. Todo lo demás es una incógnita porque faltan muchos datos.

En resumen, apenas sabemos nada de los personajes, apenas sabemos nada de la línea argumental y la narración es confusa. Yo creo que a este libro le falta mucha información, un repaso a fondo (o tres). Creo que la historia sería buena si se completase, y contada de un modo más claro, ordenando un poco esa narración que me ha traído de cabeza.


PD: No quería que me quedase tan larga la reseña, pero quería justificar bien por qué no me ha gustado y así es como ha quedado al final.

4 comentarios:

  1. Hola!
    La verdad es que oí hablar de este libro por primera vez cuando lo pusiste en twitter, y me llamó bastante la atención el resumen, pero si es tan confuso con la narración igual me leo otros libros mas recomendados (los jovenes de la élite por ejemplo je).
    Es difícil hacer criticas negativas en cualquier situación, a mi me cuesta por si falto al respeto a alguien, pero la has hecho muy natural y educada. Felicidades!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese es mi miedo cuando tengo que hacer alguna reseña negativa (que son pocas veces), que se lo tomen a mal o que se ofendan. Muchas gracias ^.^

      Eliminar
  2. ¡Hola! Es una pena que te haya convencido tan poquito. A mí no me llama mucho así que seguro que no lo leo. Un besote :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces pasa xd, disfruta tus lecturas! <3

      Eliminar