Reseña: Crooked Kingdom (2/2)

Título: Crooked Kingdom.
Título original: Crooked Kingdom.
Saga: Six of Crows #2
Autor/a: Leigh Bardugo.
Editorial: Henry Holt (ficha del libro) {editorial Hidra en España}
Páginas: 536.
Fecha de publicación: 2016. {previsto para 2017 en España}
Hazte con él en: amazon (tapa dura, tapa blanda), bookdepository (tapa dura, tapa blanda)




Kaz Brekker and his crew have just pulled off a heist so daring even they didn't think they'd survive. But instead of divvying up a fat reward, they're right back to fighting for their lives. Double-crossed and badly weakened, the crew is low on resources, allies, and hope. As powerful forces from around the world descend on Ketterdam to root out the secrets of the dangerous drug known as jurda parem, old rivals and new enemies emerge to challenge Kaz's cunning and test the team's fragile loyalties. A war will be waged on the city's dark and twisting streets—a battle for revenge and redemption that will decide the fate of the Grisha world.



*Hay spoilers del primer libro hasta el segundo párrafo, de Crooked Kingdom no hay ninguno

¡Ay la madre del cordero! Hace mil que tego pendiente hacer esta reseña pero es que cada vez que encontraba un hueco para ponerme enfrente de la pantalla me veía sin saber por dónde empezar. Y es que si Seis de Cuervos fue bueno, este ha superado completamente las expectativas. He visto algunas críticas que decían que el final era "demasiado bonito". ¿En serio? ¿Hemos leído el mismo libro? Voy a dejar claro (por si después de dos años de blog aún no se ha entendido) que no voy a hacer spoilers del libro, que el objetivo de esta reseña es haceros los dientes largos, básicamente. Porque sí, si Seis de Cuervos os gustó, Crooked Kingdom os encantará.

Quien haya leído Seis de Cuervos sabrá cómo de interesante se quedó el final. Por resumirlo: Van Eck se la juega a los despojados, llevándose consigo al que ha considerado punto débil de Kaz en ese momento, Inej. Con Inej fuera de juego, Kaz se ve obligado a recuperarla. Y como tiene que mantener esa postura de tío-de-piedra-sin-sentimientos delante de los demás, la misión consistirá sencillamente en salvar a su Espectro (pero todos y todas sabemos lo que hay detrás de eso, por mucho que Kaz no quiera admitirlo). Empezando así el libro, ¿qué podemos esperar? Kaz no se conformará con recuperar a Inej, sino que perseguirá lo que es suyo por derecho (su recompensa) y se vengará de aquel que ha osado jugársela a Kaz Brekker, Manos Sucias. Con todo esto nos encontramos frente a 500 páginas de maquinaciones, planes locos y juego sucio para arrebatarle a Van Eck todo lo que tiene.

Sobre los personajes, pese a encontrarnos con los mismos que en el primer libro, todo lo sucedido en la Corte Hielo ha hecho que nadie sea el mismo que antes. Kaz está más hundido en su oscuridad, si cabe, pues parece que mostrar una pizca de sentimientos nunca trae nada bueno a la gente como él. En él veremos uno de los desarrollos más profundos de todos, pues su pasado todavía le persigue y su debilidad es, ahora más que nunca, su mayor enemigo. El personaje de Kaz es uno de los mejores que me he encontrado durante los años que llevo leyendo (independientemente del género). Su pasado, su froma de tratar las cosas, su dolor. En definitiva, toda la oscuridad que lleva dentro y a la que se empeña en aferrarse lo convierte en uno de los personajes más complejos que os encontraréis en vuestra vida lectora. Con personajes así, ¿cómo no encontrarnos con buenos libros? Inej, por su parte, se marca un objetivo y, sin dejar de honrar a sus dioses de la forma que pueda, no cejará en su empeño de conseguirlo. En este libro también vivimos de forma más intensa el pasado de Inej con Tante Heleen, cosa que no hace más que enriquecer la historia y mostrarnos una Inej completamente diferente a la que creen conocer en El Barril. Jesper sigue siendo el pistolero adicto a la pólvora y al juego que conocimos en el primer libro, pero algo ha cambiado dentro de él. Las preocupaciones de ser un Grisha y de no tener entrenamiento han aflorado ahora más que nunca, sobre todo después de haber visto lo sucedido con Inej y con Nina, ambas corriendo riesgos que él cree poder haber evitado (o ayudado de alguna otra forma, al menos). El desarrollo de Jesper como Grisha, como despojado y como ser humano ha sido una de las cosas que más me ha gustado de este segundo libro. Wylan vuelve a Ketterdam con una cara diferente, y es que como vimos en el final de Seis de Cuervos, Nina cambió su aspecto para convertirlo en una réplica exacta de Kuwei. Pero lejos de ser solo una cara bonita, Wylan nos demostrará que siempre ha sido mucho más y que es un digno miembro de los despojados. Además, descubriremos mucho más de su historia personal y conseguiremos acercarnos mucho más al personaje. Nina (ay, Nina), es la que se ha llevado la peor parte. Después de haber tomado el jurda parem tiene que luchar contra el impulso de tomar más, el deseo irrefrenable que te empuja a destruirte a ti misma a cambio de un poco de la maldita sustancia. La sensación del poder sin límites que experimentó después de tomarla sigue dentro de ella y, aunque intenta que los demás no se den cuenta, parece incapaz de resistirse al anhelo. Siempre han dicho que un Grisha tiene que usar sus poderes, que eso lo revitaliza, pero Nina está encontrando problemas hasta para eso de modo que su lucha será doblemente dura. Por último, Matthias puede que sea el que más cambiado vuelva de la Corte Hielo, pues ha jurado lealtad a Nina, cosa que le convierte en un traidor a ojos de un pueblo que no dejará de perseguirlo.

Todos los personajes en esta historia son extraordinarios, todos libran una lucha interna que no saben si podrán ganar y todos acaban siendo distintos a cómo eran antes de adentrarse en la Corte Hielo. No obstante, ninguno pierde su encanto. Seguimos riendo, llorando y maldiciendo, seguimos amando a los personajes incluso más que antes y seguimos anhelando más y más. Así, Jesper y Nina (tenía que destacar esto de ellos), pese a todo lo que han sufrido (y sufren) te sacarán mil y una sonrisas durante toda la duología. Y, como adelantaba, la intesidad de cada uno se acentúa más en este libro donde los sucesos y pensamientos más oscuros de cada uno y de sus respectivos pasados salen a la luz consiguiendo así un mayor grado de comprensión por parte del lector y dándole a la historia una calidad sin precedentes. Otros personajes a destacar son el propio Jan Van Eck, padre de Wylan ya conocido en el libro anterior y al que, si ya lo odiábamos en Seis de Cuervos, le desearemos lo peor en Crooked Kingdom; Kuwei, que nos sorprenderá con alguna que otra cosilla; o algunos Grisha con importantes papeles en la historia.

Como en el libro anterior, la historia tiene puntos más lentos en los que nos explica con pelos y señales cada misión, metiéndonos de lleno en el escenario. Y digo misión porque, conociendo a Kaz, no esperéis saber lo que planea hasta que lo lleve a cabo. Empieza con un ritmo pausado, mostrándonos sucesos, viendo cómo se desarrollan los planes, viviendo los pensamientos e inseguridades de cada personaje, y acaba siendo una estampida imparable de acontecimientos. Me veo en la obligación de volver a alabar la forma de escribir de la autora y el fomato a la hora de contarnos la historia. Y más esta vez, pues nos encontramos con capítulos desde el punto de vista de Wylan, cosa que me ha encantado. De hecho, eché muchísimo de menos la perspectiva de Wylan en el primer libro, así que esta ha sido una muy grata experiencia (aunque sabiendo más cosas de él sufrimos más, pero para eso estamos).

No quiero contaros nada sobre la historia porque son muchas cosas y, de todas formas, tampoco podría. Sí os diré que ni Van Eck ni Kaz darán su brazo a torcer. Van Eck quiere el secreto del jurda parem para enriquecerse a costa de los Grisha y Kaz quiere su venganza y su dinero. La cuestión es que Kaz tiene lo que quiere el comerciante, y la condición sociopolítica de Van Eck le da unos recursos con los que los despojados no podrían ni soñar. Aprovechando esos recursos, Van Eck inciará una persecución encarnizada en la que todo valdrá para conseguir su objetivo. Y ese "todo vale" será lo que Kaz deberá aprovechar para salir airosos de la situación. No digo más porque son muchos detalles los que hay en este libro que merecen la pena leerse. Sí dire que aquí descubriremos que el jurda parem solo es el principio de algo más grande, algo que tienen preparado algunas naciones y que hasta ahora nadie creía posible (soy genial dejándoos con la miel en la boca, lo sé).

Y por terminar la reseña como terminé la del libro anterior, quiero mencionar la genialidad de Leigh Bardugo. El final de este libro es de infarto. De sufrir y ser feliz a la vez. De querer llorar pero tener que reír con ciertas situaciones. Es un mar de sentimietos, pero un mar revuelto, con remolinos que te engullen y no te dejan escapar. Por hacer referencia a esa crítica de "el final es demasiado bonito" que he mencionado al principio, EL FINAL ES PERFECTO. A mi modo de ver, el final redondea perfectamente la historia: todo tiene sentido, nada queda descolgado y nos deja con la esperanza de que algún día siga. Es un final triste y feliz, todo a la vez, porque así es Leigh Bardugo: un amor de señora, claro que sí.  

Crooked Kingdom nos da más acción y más romance que el anterior, y esto será nuestra perdición. Los antihéroes del principio se convierten, casi, en seres humanos. Por mucho que no lo quieran, ninguno puede ocultar sus sentimientos para siempre, de modo que muchas veces nos dejan ver esa humanidad que algunos, como Kaz, esconden. Esta será de las cosas que dará más calidad a la novela, pues no es nada fácil construir lo que Leigh Bardugo ha construido. Sociedades nuevas con dioses propios, con lenguaje propio cada una de ellas, con culturas propias... En Crooked Kingdom veremos mezcladas todas estas culturas y os digo que el resultado es una auténtica maravilla. Mi conclusión es que Leigh Bardugo es una genia como la copa de un pino.




Duología:
Crooked Kingdom

Otros títulos de la autora:
Sombra y Hueso (Grisha #1)
Asedio y Tormenta (Grisha #2)
Ruina y Ascenso (Grisha #2)

  

6 comentarios:

  1. ¡Hola!

    He leído que en general la autora ha mejorado mucho desde la primera trilogía. A mí me decepcionó y no pensaba leer nada más suyo, pero parece que esta bilogía merece la pena...

    Gracias por la reseña;)
    ¡besos!
    -Que la suerte esté siempre de vuestra parte

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo aún no he leído la trilogía grisha pero la gente que me ha hablado de la autora coincide contigo. Mucha gente también me dice que han leído la trilogía después de haber leído estos libros y que por eso puede haberlos decepcionado más. No sé, yo solo sé que estos libros son obras maestras. No te arrepentirás si los lees :3

      Eliminar
  2. Le tengo muchas ganas a estos libros pero antes creo que voy a leer la trilogía Grisha. Un besote :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, le tengo muchas ganas a la trilogía después de haber leído estos libros. Todos coinciden en que es mejor Seis de Cuervos pero no me resisto. Espero que te gusten :3

      Eliminar
  3. Hola! Quería saber cuando salía el libro en español?

    ResponderEliminar